· 

Turismo Estado de Mexico

 

 

Incontables atracciones turísticas posicionan a este bello estado como el quinto destino turístico de México. Sitios arqueológicos, balnearios, mercados populares de bellas artesanías y locaciones ideales para realizar actividades ecoturísticas y deportes extremos conforman el gran abanico de opciones que le ofrece el estado mexiquense.



Pueblos Mágicos                       Estado de México


Aculco

Entre las montañas y espectaculares peñas y cascadas, el sol baña de luz dorada sus calles empedradas, ilumina sus callejones y refleja su luz en las blancas paredes de todo el pueblo. Así comienza el día en el histórico Aculco donde no solo podrás conocer una de las etnias de México: a los Otomíes, sino también admirar su arquitectura y emprender una aventura en sus atracciones naturales.

 

Aculco conserva los rasgos de su arquitectura tradicional llena de callejones y casas de amplios patios y corredores, construcciones sostenidas por columnas de cantera y adoquín. Es un lugar que combina la maravilla natural con un Santuario nautal con una caída de 15 metros que humedecen enormes columnas basálticas con la magnífica arquitectura tradicional.

 



El Oro

El Oro, Pueblo Mágico, es una de las antiguas glorias mineras del país. Fundado en el siglo XVIII, creció gracias a la fama de minas como La Esperanza, El Consuelo o La Providencia. La fiebre del oro atrajo a personas de todo el mundo, en particular a las compañías inglesas. Sus construcciones reflejan todos los estilos europeos de la época como el Teatro Juárez y el Palacio Municipal que destacan por su decoración y estilos art nouveau y neoclásico. El Oro cuenta con una pintoresca estación de trenes, inaugurada en 1889, y un Museo de la Minería, el cual preserva la maquinaria y la memoria de su gente a través de la fotografía. Un lugar que no te debes perder es la Capilla de Santa María de Guadalupe, con un atrio cerrado lleno de rosas.

 

Los alrededores de El Oro están cubiertos por frondosos bosques de pino y cedro, en donde se ubican las Presas Brockman y Victoria, además de uno de los santuarios de la mariposa monarca.



Ixtapan de la Sal

Ixtapan de la Sal es un sinónimo de descanso y salud. Un sitio de meditación, curación y sobre todo de relajación con excelentes servicios de masaje y fisioterapia. Pasarás los días con un magnífico clima soleado y célebres aguas termales a las que se les reconocen propiedades curativas, rodeado de vegetación exuberante.

 

En este Pueblo Mágico, también podrás refrescarte en el parque acuático más grande de Latinoamérica, o disfrutar de las Grutas de la Estrella con sus maravillosas formaciones de estalactitas y estalagmitas debido al escurrimiento de agua en sus rocas.

 

Si eres muy aventurero podrás bajar al río subterráneo El Zapote, es un paseo que se lleva a cabo entre febrero y junio donde te maravillará lo sorprendente que puede resultar ver un haz de luz tocando el agua.



Malinalco

Rodeado de una inigualable belleza, envuelto en las montañas con peculiares formaciones y una vegetación exuberante, se encuentra Malinalco. Es un encantador Pueblo Mágico de calles empedradas y con olor a flores donde respirarás tranquilidad.

 

Podrás conocer sus tradiciones y costumbres que forman parte de la gran herencia de un pueblo que día con día convierte a este encantador lugar en una leyenda viva; su Ex Convento Agustino y su adoratorio Mexica en lo alto del cerro en la zona arqueológica con su majestuoso centro ceremonial que los mexicas erigieron; cuando entres al templo, la lengua de una serpierte te recibirá como una alfobra extendida bajo tus pies y te dará la biendenida al mágico mundo prehispánico de los Guerreros Águila y Jaguar, que están construidos directamente sobre la roca del cerro.

 

Cuauhtinchán, que se encuentra en medio de la montaña Texcaltepec. Su museo vivo alberga infinitos colores en diminutos y extraños animales que puedes incluso, si quieres, sentir caminar en tus brazos; además a este pequeño pueblo de fuerte sabor indígena no le faltan restaurantes de autor. Malinalco se ha convertido en una escapada perfecta en el centro del país.



Metepec

Metepec es una encantadora comunidad en el Estado de México llena de colores, olores y sabores del México antiguo. Quienes lo conocen terminan maravillados no sólo por sus paisajes y su arquitectura, sino por las creaciones artesanales de los indígenas que son verdaderas obras de arte que realizan los maestros alfareros.

 

Puedes pasear por pintorescos barrios como Santa Cruz, San Mateo, San Miguel, Coaxustenco y Santiaguito, o por el Antiguo convento franciscano que se levanta en este Pueblo Mágico donde te sorprenderá el rumor de la historia, con el templo de San Juan Bautista y su fachada en conjunto con el atrio.

 

En la Plaza Cívica podrás admirar la hermosa Fuente de la Tlanchana que, de noche, hace que las luces se diluyan en el líquido y broten de otro modo al salir el agua de nuevo.



San Juan Teotihuacan  y San Martín de las Piramides

Aquí el repicar de las campanas se mezcla con el sonido del huéhuetl. La historia antigua invita a descubrir la vida de estos dos pueblos.

 

Teotihuacán fue una de las mayores ciudades prehispánicas de Mesoamérica, pero ambos pueblos combinan una cultura antigua y colonial. La joya de estos lugares es el enorme yacimiento arqueológico. Se trata de uno de los sitios precolombinos más admirados del mundo. Y sorprendentemente no es lo único que hay que conocer; el Ex Convento de San Juan Bautista destaca por su hermosura y proyección arquitectónica; también puedes ver el Templo de Nuestra Señora de la Purificación con su imponente fachada e interior prístino de este Pueblo Mágico.



Tepotzotlan

Desde que sale el sol hasta que obscurece este hermoso Pueblo Mágico te enamorará con sus encantos y sus cambiantes formas.

 

Podrás aprovechar los rayos de sol que resaltan los colores vibrantes del mercado de artesanias, donde podrás caminar en medio de sus puestos multicolores, andar por sus verdes parques o por su antiguo acueducto, y develar sus historias añejas mientras tus oídos se deleitan con la música tradicional del pueblo.

 

Por la noche tanto el Museo Nacional del Virreinato como el majestuoso Templo de San Francisco Javier que alberga, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su belleza, se iluminan con sus intrincados adornos que los hacen una joya del arte barroco.



Valle de Bravo

Pareciera que la misión de este lugar, Pueblo Mágico, fuera ponerte en contacto con los elementos naturales más primitivos. Su lago, como centro de vida, atrae por su inmensidad y belleza.

 

El aire despierta el espíritu aventurero. De aquí son los mejores veleristas del país y se disfruta enormemente volar en parapente o ala delta para conocerlo todo desde arriba. La tierra es pródiga en belleza, con paisajes montañosos verdes por doquier que quitan el aliento. Por último, el fuego que adormece los espíritus en chimeneas, fogatas y temazcales invita a renacer una y otra vez.

 

Su clima amigable permite la práctica de actividades deportivas y recreativas como esquí acuático, velero, kayak, vela, motocross, tirolesa, senderismo, campismo, ala delta, parapente, golf. 



Villa del carbon

Villa del Carbón es un Pueblo Mágico que conserva intacto su esplendor de la época colonial, cuando su principal actividad económica era la explotación del carbón; su bosque es uno de los principales tesoros de la región.

 

Rodeado de montañas y frondosa vegetación, es un ambiente tranquilo que se inunda con los aromas de pino y el trinar de las aves que se funden con la armoniosa caída de agua de sus fuentes que te invitará a pasear por sus calles empedradas y techos de teja roja para después relajarte en uno de sus centros ecoturísticos.


Fuente: Pueblos Mágicos del Estado de México- Visit Mexico

https://www.visitmexico.com/es/mapa?destiny_type=Pueblos%20m%C3%A1gicos