Dulces Mexicanos

Enumerar los dulces mexicanos típicos nos daría una larga lista que bien podríamos clasificar por regiones, porque «los camotes son de Puebla, y de Morelia sus morelianas»; pero también se podrían clasificar por temporadas, puesto que a las calaveritas de alfeñique difícilmente las encontramos fuera de otros meses que nos sean octubre y noviembre; sin embargo, con la intención de hacer una mejor distinción de los mismos, los clasificaremos por su forma de elaboración: confitería, conservería y pastelería.

 

Aunque en las civilizaciones prehispánicas ya existían destacados ejemplos de dulces, como el pinole —polvo de maíz con melaza, canela, cacao o piloncillo— o los elaborados con miel o frutas, la relación de México con Europa creó una identidad que se apropió tanto de ingredientes como de técnicas, utensilios y recetas, asimilando y haciendo suyas las preparaciones que luego se convirtieron, con un nuevo significado, en deleitables maravillas.


Gracias a la riqueza de los frutos originarios del país y de los cultivados en México, que provenían del Viejo Continente, los dulces elaborados con frutas tomaron nuevos caminos y dieron como resultado algunas bellas estampas, como los hermosos cristalizados que hoy forman parte de la iconografía mexicana: camotes, calabazas, chilacayote, piña, limón con coco y hasta algunas deliciosas excentricidades como nopal o zanahoria cristalizada. Hago un paréntesis para mencionar el caso especial del acitrón, cuya presencia infaltable en los coloridos adornos de las roscas de reyes representa una contundente amenaza para la extinción de una especie endémica, por tratarse de un producto proveniente de la biznaga, una planta cactácea sobreexplotada, que ahora requiere de nuestro apoyo para que siga permaneciendo en nuestro folclor gastronómico.

¿Cuáles son los dulces típicos mexicanos más representativos?

Dulce cristalizado

Se compone de fruta fresca, bañada varias veces en azúcar hirviendo hasta quedar como una deliciosa joya. Además de fruta, se puede cristalizar y degustar el chile manzano, aguacate, nopal, pepino, cebolla, jitomate, chayote, xoconostle, chilacayote, limón o zanahoria “emborrachados” de azúcar. ¿Qué tal?

Dulce de leche

Son tronquitos de dulce hechos a base de leche y azúcar envinada. A la cajeta también se le conoce como dulce de leche pero pero ésta se elabora con leche de cabra.

Ate

Elaborado con la pulpa del membrillo u otro fruto ya cocido, para después, cocinarlo a fuego directo con azúcar en cazos de cobre, hasta que empieza a desprenderse un dulce aroma y se torna transparente.


Glorias

Exquisitos dulces hechos a base de leche quemada, miel de maíz, vainilla y nuez, dulces típicos de Nuevo León. El nombre de este dulce es incierto pero una creencia dice que los propios consumidores del lugar lo nombraron así porque cuando los probaban “se sentían en la gloria”. ¿Será?

Dulce de coco o “cocadas”

Se elaboran a base de coco rallado finamente con sabor de vainilla o limón, horneada. En Tecolutla Veracruz dentro del marco del Festival del Coco 2012 fue elaborada “La Cocada Más Grande del Mundo” que midiendo 226 metros y de 14 diferentes sabores, rompiendo su propio record del año anterior.

Alegrías

Son semillas de amaranto (cultivo prehispánico) tostadas, unidas por miel de azúcar y generalmente se decoran con nueces y/o pasas. ¡Son muy nutritivas!


Palanqueta

Generalmente se elaboran de crujiente cacahuate tostado, mezclado con piloncillo, miel o azúcar. Sin embargo, también se pueden encontrar con otros ingredientes como las semillas de calabaza o pepitas (a estas palanquetas también se les conoce como pepitorias), ajonjolí, nuez o en una combinación de ellas.

Muéganos

Con 106 años de estar en el gusto de las personas, los muéganos nacidos en San Martín Texmelucan allá por 1905 y consolidados en Tehuacán Puebla desde 1938, de acuerdo a las recetas que Doña Flora Álvarez, son uno de los iconos dentro de los dulces típicos mexicanos. Hechos de miel con suave sabor anís y están cubiertos con una oblea. En otras regiones se preparan con harina de trigo.

Obleas y pepitorias

Son delgadísimas láminas de trigo, las mismas que se utilizan para las hostias. Se hacen redondas, se les agrega un poco de jarabe de maíz, miel o piloncillo y se doblan por la mitad; en la orilla se les coloca semillas de calabaza (pepitas sin cáscara), y suelen ser de colores aunque la oblea originalmente es blanca.


Fuentes:

 

http://www.animalgourmet.com/2015/06/22/acerca-de-la-dulceria-mexicana/#_ftn3

https://casamejicu.wordpress.com/2013/05/22/dulces-tradicionales-mexicanos-un-arte-popular-para-saborear/

Escribir comentario

Comentarios: 0