Arcos del Padre Tembeleque

Fray Francisco de Tembelque decidió tomar una posición en contra de los españoles que monopolizaron el agua limpia para ellos y su ganado y no permitiendo al acceso al agua a la población nativa de Otumba. Se comprometió con la población indígena a un gran proyecto (gigantesco para la época) y la emprendió con imaginación poco común, y gran maestría.

En algún momento entre el año 1543 y 1560, Tembleque organizó a unos 400 indígenas para construir este sorprendente trabajo bajo la autoridad del castellano Juan Correa de Agüero, un experimentado cortador de piedra. Se cuenta que trabajaron día y noche durante casi 17 años, construyeron un acueducto que rivalizaba con los Segovia en España tanto en su tamaño y magnitud, como en la exuberancia y belleza.

Algunos segmentos de los arcos son tan grandes que un buque militar podría fácilmente pasar debajo de ellos, de hecho pasa la via del ferrocarril debajo de uno de ellos.

El acueducto tiene 3 "Arcadas" en primer lugar esta el del Tecajete, donde hay 46 arcos. En segundo lugar, hay los trece arcos en la zona cercana a Tepeyahualco que atraviesa un enorme barranco con una altura de casi 40 metros, (unos 132 pies.).

Este acueducto es una de las obras hidráulicas más sobresalientes del mundo, producto de un insólito convenio del siglo XVI. La obra recorre 44 km desde el cerro de Tecajete hasta Otumba en el estado de México.

El acueducto tiene 3 arquerías. La primera, en la hacienda de Tecajete, de cuarenta y seis arcos. La segunda, de trece, en la hacienda de Arcos, y la más importante, de sesenta y ocho arcos, cerca de Tepeyahualco, que atraviesa una barranca de 1,020 metros de longitud y en donde el arco mayor alcanza una altura de 38.75 m, y 17 m de claro. Esta obra le asombrará por su magnitud y belleza al comparar los conocimientos de ingeniería del siglo XVI con los del siglo XXI. Algunos historiadores de México la consideran como una de las maravillas del mundo.

Escribir comentario

Comentarios: 0